Buscar en archivos de Mambí en Acción

sábado, 25 de octubre de 2008

Día de los Padres

XI. “Día de los Padres”
Autor: Mambí

Pedro es un niño muy bueno y tranquilo,
pedrito, como todos lo conocen en el barrio,
anda corriendo y jugando con sus amigos,
cuando no, está solo y cabizbajo.

Hoy llamó a su mejor amigo, quería jugar como ayer:
¡Ven Juanito, vamos a jugar! Dijo con entusiasmo,
y su cara quedó como si un espasmo
se apoderase de su ser.

Pues Pedrito no alcanza a comprender
que aunque su madre y todos le digan
que su padre es bueno y siempre lo va a querer,
esté encerrado, y ver se lo impidan.

Allá fue corriendo Pedrito
a contarle a su madre
que le había dicho su amiguito
que hoy era el Día de los Padres.

Quería que su madre lo supiese,
pues tal vez se le había olvidado,
pensando que quizás pudiese
al padre tener a su lado.

La madre no se puede contener
al ver a su hijo tan ansioso,
lo abraza para intentar esconder
las lágrimas que le brotan entre sollozos.

Y cómo explicarle a su hijo
con tan solo ocho años de edad,
éste gran y complejo acertijo
de estar preso por pedir libertad.

Pedrito, al ver la madre llorar
de la casa sale corriendo,
y al poco tiempo regresar
como el que algo anda escondiendo.

Se acerca derecho, mirándola fijo,
de pronto una flor le entrega a su madre:
¡No llores mamá!, te pide tu hijo,
no importa que hoy, sea el Día de los Padres.